La experiencia vivida en estos últimos meses, afrontando la pandemia COVID 19, nos lleva a considerar nuevas posibilidades en el ejercicio de nuestra ciencia, disciplina y profesión psicoterapéutica. Las necesidades de salud mental de cada persona independiente de su nivel socio-económico, educativo, étnico, grupo de edad, género o más, requerirán prestación de servicios accesibles que puedan ofrecer posibilidades de bienestar afrontando la secuelas emocionales y psicológicas de la pandemia. El impacto a corto, mediano y largo plazo de la experiencia traumática vivida y sus significados culturales requiere formación, entrenamiento y actualización no solo en postulados teóricos, técnicas y metodologías, algunas informadas en investigación, sino en una orientación multicultural que de evidencia de la competencia y humildad culturales de psicoterapeutas y profesionales en formación. Las necesidades psicológicas surgidas como consecuencia de la pandemia, y las que se han incrementado a raíz de su impacto podrán ser atendidas si priorizamos los significados culturales tanto en el pedido como en el ofrecimiento de ayuda.



Ponente


María del Pilar Grazioso
María del Pilar Grazioso
  • Co-coordina el Proyecto Aiglé Guatemala
  • Cargos académicos, de investigación y administración a nivel de licenciatura, maestría y doctorado en Psicología y Consejería Psicológica en la Universidad del Valle de Guatemala
  • Coordinación de diversos proyectos de supervisión clínica comunitaria, prácticas clínicas, proyectos de investigación y programas de formación, entrenamiento y educación continua en áreas de prevención, intervención en desastres, salud mental, desarrollo infantil y salud mental
  • Grados académicos en la Universidad del Valle de Guatemala, University of Houston, Universidad Nacional de San Luis, Universidad Maimónides y el Ackerman Institute for the Family.

Contenido


  Contenido
Disponible en días
días después de su inscripción